2016-11-05-photo-00000065

Trabajo

Desde febrero de 2016, entré a una organización llamada Domus que trabaja con personas con autismo, para que me capacitaran laboralmente. Al principio estaba en una fábrica de chocolate. Aprendí a pasar la tarjeta de hora de llegada, ir a mi lugar de trabajo, ponerme guantes y tapabocas, que al principio no soportaba por su textura y olor, pero poco a poco me fui acostumbrando. Nunca recibí mi pago completo los viernes, porque invariablemente caía en la tentación y me comía chocolates que me los tenían que descontar.

Cerca de Domus, hay una biblioteca llamada Ibby que me encanta ir porque es muy incluyente, desde su accesibilidad hasta su material; cuenta con rampas, espacios amplios, audiolibros, libros en braille, material especial para diferentes discapacidades. Todas las personas que trabajan ahí están muy preparados y con excelente actitud a ayudar y apoyar a todas sus usuarios.

La biblioteca cuenta con muchos programas. Uno de ellos llamado biblioteca móvil, lo conozco bien, pues soy parte de el. De lo que se trata en este programa, es que la biblioteca dona cierta cantidad de libros a alguna institución, con la finalidad de acercar a todas aquellas personas con alguna dificultad a la lectura. Donaron los libros a Domus, y me nombraron directora del proyecto, por lo que tomé el curso de entonación y lectura, para que cuando me ponga a leerles cuentos a los niños, sepa como hacerlo según el personaje que lea. Por ejemplo, si es un pollito, hablar con voz aguda, si es un oso, con voz grave, etc. Y en donde voy a hacerlo es en la casa hogar de las Hermanas de la Caridad.

2016-11-05-photo-00000064

Mi papá dice que soy muy rara, porque me encanta la noche y odio el día. La verdad es que el tenerme que levantar, bañar, vestir, bajar para desayunar e irme a trabajar y estar lista a tiempo es algo que me cuesta muchísimo trabajo. Si tengo que salir de la casa a las 8 am, me tengo que parar a las 5 am.
En el día hay más exigencias que por mi discapacidad me cuestan más trabajo lograr.

Cuando estoy en un lugar donde hay que poner atención, al no poderme distraer con la vista y hacer un esfuerzo mayor para poner atención, me vence el sueño y me puedo llegar a dormir, sin que me pueda controlar. Me ha pasado quedarme profundamente dormida en el trabajo, pero gracias a que tengo a mi alrededor gente que me quiere, me ayudan para mantenerme alerta, y entienden mi problemática.
Busco tener actividades que me hagan sentir exitosa y a gusto, porque es difícil que una persona con discapacidad se sienta útil para la sociedad.

Comments ( 2 )

Dejar un mensaje

To Top